All

La caída del petróleo, la apreciación del dólar y un gran pasivo laboral son sólo algunos de los factores que han creado una tormenta perfecta para la empresa productiva del Estado que se encuentra en una situación difícil de solucionar