#Revolución

Cuba (por la) libre

La isla está lista para un nuevo rumbo. El gobierno se ha preparado para que una eventual caída del chavismo no le haga repetir la crisis que significó la eliminación de la Unión Soviética. Hoy Cuba dice: ni socialismo, ni capitalismo

2
comentarios
"Hay que borrar para siempre la noción de que Cuba es el único país del mundo en que se puede vivir sin trabajar"
Raúl Castro
Presidente de Cuba
"Muchos cubanos confundimos el socialismo con las gratuidades y subsidios, la igualdad con el igualitarismo"
Raúl Castro
Presidente de Cuba
"Cuba está recibiendo un curso acelerado de capitalismo cruel. Quizá eso explique por qué el gobierno ha flexibilizado los controles para la salida de los cubanos"
Osmin Martínez
Editor en Jefe del diario de Miami El Nuevo Herald
17
mil 900 millones de dólares cifra oficial de la deuda externa cubana
31
mil millones 
de dólares deuda que se calcula desde el exilio
500
mil personas han sido 
despedidas de sus empleos en la isla

El gobierno cubano de Raúl Castro se ha preparado durante los últimos cinco años para que una eventual caída del régimen chavista no le haga repetir la crisis que significó la eliminación de la Unión Soviética.

A diferencia del “periodo especial” que sumergió a la isla en la peor crisis económica de su historia durante los años noventa, desde 2008, el gobierno del hermano menor de Fidel Castro ha tomado medidas para reestructurar el gasto público estatal, “aligerar” el aparato de gobierno y promover la inversión externa.

Los cambios interpuestos por Raúl Castro se encaminan a una apertura económica que ayudaría a una segunda supervivencia, aún por encima de las bases mismas del sistema socialista. 

Aún así, solo en 2011, la dependencia con Venezuela en materia petrolera representó tres mil 600 millones de dólares en subsidios para el gobierno cubano.

No queda duda que esta alianza ha sido la más importante para La Habana desde que cayera la Unión Soviética, pues le garantizó desde 2005 petróleo, con un pago inicial de solo el 5% y un financiamiento de 25 años con apenas 1% de interés anual a través del acuerdo Petrocaribe.

¿Alianza en peligro?

En los videos aparece joven y con un cabello aún abundante y negro. Era 1994. Y era Hugo Chávez en su primera visita a Cuba, dos años después de que saliera de la cárcel después del fallido intento de golpe de estado del que formó parte en 1992. 

Faltaban cuatro años para que ganara su primer periodo como presidente, pero ya fue recibido en el aeropuerto por Fidel Castro, con tratamiento de jefe de Estado.

“En sueños a Cuba vinimos infinidad de veces los soldados bolivarianos del Ejército venezolano que desde hace años decidimos entregarle la vida a un proyecto revolucionario, a un proyecto transformador”, dijo entonces en su discurso en el aula magna de la Universidad de La Habana.

Desde entonces, para el chavismo que apenas empezaba a construirse –y que ahora es la piedra angular de una democracia cuestionada por muchos, pero firme–, la isla ha significado una guía ideológica y una permanente orientación política. 

“Cuba le ha dado a Venezuela un modelo para garantizar un poder estatal y partidario fuerte y a la vez le ha proporcionado un aparato de inteligencia que le permite reforzar el poder del partido gobernante en condiciones donde existe una oposición legal”, explica el investigador cubano Armando Chaguaceda, especialista en el proceso bolivariano venezolano.

En su opinión, el modelo de Chávez ha estructurado un sistema político que entra en los moldes formales de la democracia pero donde existe una creciente concentración de poder y un creciente control político.

Para lograrlo, el gobierno de Fidel Castro tiene en Venezuela 40 mil profesionales entre médicos, maestros y asesores, para sustentar las “misiones” sociales que el gobierno bolivariano instauró desde 2003. 

Al año siguiente en la isla se imprimieron las millones de playeras rojas en contra del referéndum revocatorio que Chávez ganó a la oposición.

La colaboración política cubana, entre otras cosas, le ha permitido al proyecto chavista mantener durante una década el 55% de la preferencia electoral y acotar a la oposición diez puntos debajo.

Más profundamente, detalla Chaguaceda, los servicios de inteligencia cubano han sido insertos en el gobierno venezolano.

En el aeropuerto de Caracas hay actualmente funcionarios cubanos en las áreas de aduanas y seguridad, lo cual molesta incluso a algunos sectores del chavismo que sienten atentada su soberanía, relata el investigador desde Xalapa, donde reside.

Fue también la isla la que elaboró y vendió el software que usa el país sudamericano para su sistema electoral y para sus cédulas de identificación personal. El mismo sistema que ha sido elogiado por moros y cristianos como transparente y eficiente.

“Fidel siempre logró bastante autonomía política respecto a la Unión Soviética. Aún cuando dependiéramos económicamente de ellos, o militarmente para las armas, Cuba siempre mantuvo una posición bastante autónoma y crítica”, agrega.

Pero esta vez es Cuba quien se ha convertido en un régimen más consolidado, con su aparato de inteligencia y de partido, con el control de los medios de comunicación y la economía estatizada.

“No recuerdo haber visto militares soviéticos en La Habana, es conocido que hay especialistas cubanos que controlan o tienen acceso importante a los elementos de cedulación de Venezuela como los registros de propiedad.

“Se da la paradoja de que Cuba es ‘la metrópoli política de Venezuela’ siendo su dependiente económica”, consideró Chaguaceda.

En cambio, el pago por los servicios de salud que Cuba le hace a Venezuela, que sobrepasan el precio regular de este tipo de servicios en otras partes del mundo, significa una buena parte de los ingresos de divisas del gobierno de Castro.

Por 30 mil médicos cubanos y 15 mil asesores, en 2011 el gobierno de Chávez pagó a Cuba 5 mil millones de dólares.

Durante las campañas electorales del año pasado el candidato opositor Henrique Capriles declaró que negociaría con Raúl Castro pero no iba a “regalar” petróleo venezolano para financiar un modelo político. 

Venezuela representa además la seguridad energética de la isla, que ha fallado en sus intentos repetidos que encontrar petróleo en las aguas profundas que le corresponden en el mar Caribe.

Tan solo en 2005, La Habana recibió de Caracas 90 mil barriles diarios de crudo subsidiado, de acuerdo con un estudio de la Universidad venezolana de Carabobo. 

El acuerdo de Petrocaribe tiene aún pendientes 7 mil millones de dólares en subsidios petroleros por cobrar.

Se acabó el pichón

comments powered by Disqus

Videos

Niños bajo fuego
Una extensa boleta en 2015
Bloquea información en Transparencia
Como 'PES' en el agua
comments powered by Disqus