#Amazon

Amazon va contra la corriente

Un hombre que hizo su fortuna en el mundo digital decidió invertir en un periódico y en una industria que supuestamente está en agonía. ¿Qué le vio Jeff Bezos a The Washington Post?

1
comentarios
No solo se alteró la manera de investigar, y publicar, sino también la manera en que reciben sus ingresos
Los grandes periódicos metropolitanos deberían ser valuados en 3 o 4 veces sus ganancias
Buffet concede que el Internet le ha restado valor tanto al contenido noticioso de los periódicos como a la publicidad impresa

Después de años de cobertura mediática pesimista que presagiaba la muerte de los medios impresos, el mundo periodístico fue sacudido esta semana por dos noticias. 

En primer lugar la compra de The Washington Post y otros periódicos por parte de Jeff Bezos, fundador y director ejecutivo de Amazon.

Previamente se anunció también la compra de The Boston Globe y otros periódicos por parte de John Henry, dueño de los Boston Red Sox y del Liverpool FC.

Con estas adquisiciones, realizadas personalmente por los multimillonarios y no a través de sus compañías, los medios de información y los analistas de la industria se han comenzado a preguntar si se avecina una nueva era de inversión en los periódicos por parte de magnates independientes. 

Y es que Bezos y Henry se unieron a una lista de multimillonarios inversionistas como Warren Buffet, quien ha gastado más de 342 millones de dólares para adquirir más de 80 periódicos.

Eso sin contar a Carlos Slim, que cuenta con una participación de poco más del 8 por ciento en la empresa propietaria de The New York Times.

Aunque algunos ven con sospecha las compras y los potenciales conflictos de intereses que se generen a partir de estas, otros apuntan que la alta inversión necesaria para crear periodismo de análisis e investigación de calidad y la caída en los ingresos de la industria requieren de empresarios comprometidos y dispuestos a apostarle al impreso.

Matthew Yglesias, de la revista Slate (parte de la misma empresa que publica el The Washington Post), opinó que las compras recientes deberían ser vistas como algo positivo.

Para Yglesias los periódicos de mayor calidad periodística en Estados Unidos han pertenecido tradicionalmente a inversionistas independientes y familias adineradas que han administrado estas empresas parcialmente por compromiso social y no por motivos lucrativos. 

Y es que la era digital alteró para siempre la industria de las noticias.

Los contenidos han tenido que competir con la inmediatez de la publicación en la red o migrar a ella por completo. 

Para los periódicos, el cambio ha sido particularmente impactante, ya que no solo alteró su manera de investigar, reunir y publicar información, sino también la manera en que reciben sus ingresos y su modelo de negocios. 

Los ingresos producto de la publicidad en medios impresos han caído significativamente en la última década, según reporta el Proyecto para la Excelencia en Periodismo del Centro de Investigación Pew de Estados Unidos. 

Mientras que en 2003 estos fueron de más de 46.1 mil de millones de dólares, en 2013 fueron de poco más de 22.3 mil millones de dólares, una caída de casi el 52 por ciento. 

Además, estos ingresos no han sido reemplazados por la publicidad en línea, ya que por cada incremento de un dólar en las ganancias por publicidad digital de los periódicos se pierden 15 dólares en publicidad impresa.

Además cada vez más periódicos, tanto independientes como parte de conglomerados, desaparecen después de periodos extensos de dificultades económicas. 

Las grandes familias dueñas de periódicos han tenido que deshacerse de sus propiedades ante su baja rentabilidad.

Estos legendarios apellidos se han enfrentado a la difícil decisión de vender sus medios a grandes compañías que en ocasiones buscan más las ganancias que la calidad del contenido. 

Compras de primera plana

En cuestión de días, dos de los periódicos impresos más emblemáticos de los Estados Unidos cambiaron de dueño: The Washington Post y The Boston Globe 

La primer compra de esta semana, anunciada el sábado, fue la de The Boston Globe. John Henry accedió adquirir el emblemático periódico, junto con otras publicaciones del noreste estadounidense, acordando pagar 70 millones a la New York Times Company. 

En contraste, cuando la compañía neoyorquina compró The Boston Globe en 1993 el precio fue de 1.1 mil millones de dólares.

Además, según reporta Slate, la compra representa una pérdida aún mayor para la NYTC al considerar que Henry no adquirió las obligaciones del fondo de pensiones del Globe, que se estima alcancen los 110 millones de dólares.

La compra posterior de The Washington Post fue anunciada el lunes. 

Bezos acordó pagar 250 millones de dólares a la Washington Post Company por el periódico, junto con otras publicaciones de la zona que rodea la capital estadounidense. 

Bezos solo adquirió el periódico, no la compañía propietaria en sí, que ahora cambiará de nombre para enfocarse por completo en su lucrativa división de productos educativos y en sus otras publicaciones. 

Aunque el precio pagado por el icónico diario pareció bajo para algunos comentaristas, Bloomberg reporta que la cifra equivale aproximadamente a 17 veces las ganancias de The Washington Post. 

Como referencia, esto implicaría un precio de 4 mil millones de dólares por el The New York Times, más del doble su valor actual.

Según la empresa de investigación Outsell Inc., los grandes periódicos metropolitanos deberían ser valuados en de 3 a 4 veces sus ganancias. 

La decisión de Bezos de pagar una suma tan alta por el Post va en contra de la tendencia en el valor de los periódicos, que ha caído significativamente a comparación de la compra del Wall Street Journal y su empresa propietaria por parte de la News Corporation de Rupert Murdoch. 

En 2007, después de un largo periodo de negociaciones, News Corp. pagó 5.2 mil millones de dólares por la compañía. 

Bloomberg reporta que los Sulzberger, propietarios de The New York Times, han visto caer el valor de mercado de su periódico hasta un 50 por ciento, descendiendo a 1.8 mil millones de dólares, en los últimos seis años. 

comments powered by Disqus

Videos

Ángel caído
Caín y Abel en Escobedo
Vulneran pluralidad educativa
¿Es Ángel o demonio?
comments powered by Disqus