#ReformaEnergética

‘Un robo al pueblo’

En su segundo videomensaje público, 
AMLO insiste en que si se comparten 
los excedentes petroleros la clase media 
mexicana se verá muy afectada

2
comentarios

Una semana después de que el Gobierno Federal hizo pública su iniciativa en materia energética, Andrés Manuel López Obrador vuelve a denunciar la “vil corrupción” que entraña reformar los artículos 27 y 28 constitucionales.

El líder del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) indica que “el meollo” de tal propuesta radica en los contratos de utilidad compartida que no significan otra cosa sino repartir las utilidades petroleras.

“¿Por qué vamos a compartir las ganancias de lo que es nuestro?”, cuestiona en su segundo video difundido ayer por Internet.

En su nuevo mensaje desmitifica la necesidad de contar con tecnología de punta, uno de los argumentos esgrimidos por el presidente Enrique Peña Nieto lograr tener acceso a esos lugares donde actualmente no se puede llegar.

“No tiene mucha ciencia extraer el petróleo –revira AMLO–. Eso siempre lo han hecho los técnicos y los trabajadores mexicanos de la industria petrolera, no hay necesidad de tecnología de avanzada, de punta”.

El tabasqueño insiste en que la reforma energética supone “un atraco, un robo al pueblo, a la nación” debido a que extraer un barril de petróleo cuesta 10 dólares, mismo que termina vendiéndose en 100. Los 90 dólares de utilidad restantes son “lo que quieren compartir (pues) no se conforman con los 10 (dólares) que son los costos de exploración y de perforación, que ya tienen”. 

Es en la ganancia de los “contratos jugosísimos” que cobran quienes forman parte del negocio en torno a Pemex en lo que centra su crítica:

“¿Cuánto le van a dejar a la nación?... La información que yo tengo desde el principio es que se quieren quedar con el 60 por ciento y dejarle a la nación el 40.

“Se quieren llevar de 30 a 50 mil millones de dólares y este hueco, este hoyo que van a dejar en las finanzas públicas lo quieren tapar, lo quieren llenar, aumentando los impuestos”.

La denuncia sobre el incremento del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y sobre todo del Impuesto al Valor Agregado (IVA), “del 16 al 19 por ciento… en alimentos, medicamentos, transporte público y otros artículos de consumo generalizado” forma parte de la contraofensiva mediática de Morena que en días pasados repartió propaganda en más de 50 puntos de la Ciudad de México informando que si el petróleo se privatiza el IVA subirá.

Y eso es lo que subraya López Obrador para destacar los repercusiones negativas que la reforma peñanietista tendrá en los bolsillos y la vida de los mexicanos:

“Va a afectar muchísimo a todos, fundamentalmente a la clase media, porque van a seguir subiendo los combustibles –la gasolina, el gas– muy contrario a lo que están diciendo en los mensajes publicitarios, va a aumentar la carestía de la vida y no va a haber crecimiento económico ni empleos, al contrario se va a agravar la situación económica, la situación social, va a complicarse aún más el problema de la inseguridad y de la violencia”. 

En la parte final de su exposición de poco más de cinco minutos, el excandidato presidencial de las izquierdas les habla de tú y en su clásico lenguaje coloquial a los ciudadanos les pide se informen:

“No es fácil porque hay un bombardeo de mentiras en los medios de comunicación, ya lo has notado, en la radio, en la televisión, pero hay que buscar información objetiva, real, para que no permitamos ni los aumentos de impuestos ni permitir que se roben las ganancias del petróleo”, afirma.

Invitando a ir adelante “en un asunto muy importante para nosotros y los que vienen detrás” conmina a evitar dicho “ultraje” al pueblo de México.

Para impedir que empresas privadas multinacionales se adueñen del petróleo Morena plantea una propuesta alternativa que contempla 15 puntos:

1. Ampliar la exploración para encontrar nuevas reservas.

2. Disminuir la sobreexplotación de los yacimientos actuales.

3. Aumentar la inversión en investigación y tecnología nacional.

4. Construir cinco nuevas refinerías.

5. Dejar de importar gasolinas de los Estados Unidos.

6. Exportar petróleo procesado, refinado, con valor agregado, para fortalecer las finanzas de Pemex y del país.

7. Reintegrar a Pemex en una sola empresa nacional.

8. Cancelar contratos leoninos con empresas extranjeras que llevan a cabo funciones que puede realizar Pemex y obligan al pago de sobreprecios muy superiores a los valores del mercado.

9. Cortar de tajo el flujo de reservas públicas al sindicato petrolero que no estén relacionadas con prestaciones contractuales de los trabajadores.

10. Eliminar el enorme volumen de privilegios de la alta burocracia de Pemex.

11. Detener la quema del gas que ocurre en los yacimientos petroleros y aprovecharlo para la generación eléctrica y otros fines.

12. Fijar un porcentaje de la renta petrolera para las finanzas del Estado, con el objeto de liberar recursos para la inversión productiva.

13. Integrar en una sola política energética a electricidad, petróleo y otros energéticos, bajando precios y tarifas del gas doméstico, la electricidad y la gasolina generando un apoyo directo a los hogares y las empresas.

14. Absorber la deuda de Pemex por parte del Gobierno Federal.

15. Incorporar una estrategia sustentable tanto en la industrialización del petróleo y la generación de electricidad como en el impulso público a energías renovables como la eólica y solar.

 

Videos

Temporada de 'chapulines'
Redes sociales: perfectas para la ‘guerra sucia’
Un tren-vía llamado deseo 1
Los pobres del petróleo