#anticorrupción

SNA: Resistencia civil

Este miércoles arranca el Sistema Nacional Anticorrupción y lo hará entre severas críticas por parte de organizaciones de la sociedad civil por el retraso en los nombramientos en el Senado y el fuerte rezago que existe en los estados en el proceso de implementación del SNA

0
comentarios
A dos días de que el SNA deba operar, el Senado ha fallado en el nombramiento de los magistrados del Tribunal Federal de Justicia Administrativa
En ejercicio de su soberanía, cada entidad fijará las reglas con que operará su propio Sistema; Chihuahua es el estado más atrasado en su implementación
En algunas entidades, la aprobación del Sistema Estatal Anticorrupción se convirtió en una lucha entre el poder Ejecutivo y el Legislativo para evitar una intervención indebida
Aunque el sistema está listo para castigar la corrupción, algunos gobernadores han designado en los órganos de justicia a personajes cercanos
El gobernador de Nayarit nombró a su secretario particular como magistrado del Tribunal de Justicia Administrativa
La gobernadora priista de Sonora nombró como fiscal anticorrupción a un perfil ligado al PRI, a pesar de la oposición panista
En el Estado de México, el gobernador nombrará a los magistrados que castigarán la corrupción y el Congreso local solo los ratificará
La ciudadanía se hizo escuchar en algunas entidades arrebatándole a los gobernadores la posibilidad de controlar el mecanismo para investigar actos de corrupción
En Baja California se hará una convocatoria pública para el cargo de fiscal anticorrupción, un comité de diputados y ciudadanos evaluará perfiles

Se trata de Ricardo García Sánchez, cuyo cargo anterior era delegado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social en Sonora.

Pero antes trabajó como presidente de la Comisión de Procesos Internos del PRI estatal; y fue coordinador de asesores de la bancada del PRI en el Congreso local.

Continúa leyendo:

…Y aquí ¿no pasa nada? por Indigo Staff

 
 

Video Destacado

El mecanismo de resolución de controversias podría convertirse en la mayor disputa entre México y Estados Unidos en la renegociación del acuerdo comercial, abriendo la puerta a que la administración de Donald Trump presente su faceta más agresiva y proteccionista