#delincuencia

Narcos y famosos

La relación entre cantantes, reinas de belleza y deportistas con cárteles de las drogas no es nueva, pero en los últimos 10 años, por lo menos una veintena de figuras mediáticas se han visto envueltas en señalamientos de lavado de dinero

0
comentarios
De las relaciones añejas, la que generó un mayor efecto mediático fue la del comediante y presentador Paco Stanley

Tras el reciente señalamiento desde Estados Unidos sobre la posible colusión del cantante Julión Álvarez y el futbolista Rafa Márquez en una presunta red de lavado de dinero, vuelve a asaltar el tema de la relación del narco con estrellas mediáticas.

Ese acercamiento no es novedoso en México. Se remonta a la década de los ‘80, cuando Rafael Caro Quintero estuvo relacionado con el grupo musical Los Tigres del Norte, que se convirtió en el principal promotor del capo con corridos como “Jefe de Jefes” y “R-1”, aunque no se les ha podido comprobar una relación ilícita de negocios.

En los últimos 10 años, por lo menos una veintena de figuras mediáticas, principalmente del espectáculo musical, se han visto relacionadas con integrantes de los cárteles de las drogas que operan en el país, en donde la relación ha pasado a señalamientos de lavado de dinero.

Uno de los casos más recientes es el de la actriz Kate del Castillo, quien mantuvo un acercamiento con Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”, con el que, de acuerdo a los primeros señalamientos de la PGR, pretendía una sociedad de negocios fincada en la elaboración de una marca de tequila. Acusaciones que fueron desechadas.

De las relaciones añejas, una que generó un mayor efecto mediático fue la del comediante Paco Stanley.

Por señalamientos de un testigo protegido de la PGR, José Salvador Puga Quintanilla, la cantante Alejandra Guzmán fue señalada de haber cantado en una fiesta en donde estuvo presente Heriberto Lazcano “El Lazca”, entonces jefe del cártel de los Zetas. 

En ese mismo evento realizado en diciembre del 2006 también estuvo el grupo “Los Tucanes de Tijuana”.

La PGR realizó también en su momento pesquisas sobre la relación de Joan Sebastián con el crimen organizado, luego que Raúl Manzur, jefe de escoltas de Alfredo Beltrán Leyva “El Mochomo” aseguró que el cantautor era parte de la red de lavado de dinero del Cártel de los Hermanos Beltrán Leyva.

El cantante Sergio Gómez, del grupo K-Paz de la Sierra, asesinado en Michoacán en 2007 por órdenes de Nazario Moreno González “El Chayo”, jefe de Los Templarios. La investigación sobre su muerte apuntaron a su colusión con el Cártel de la Familia Michoacana. 

Otro caso es el del cantante ejecutado en Tamaulipas en el 2006, Valentín “El Gallo” Elizalde quien, de acuerdo a la procuraduría de justicia del estado, su muerte fue por llegar a la zona controlada por el Cártel de Los Zetas para cantar canciones de “El Chapo” Guzmán, con quien mantenía nexos.

El cantante Chalino Sánchez, vinculado en un suceso de homicidio, fue ejecutado en Culiacán en mayo del 1992. Se le relacionó con el narcotraficante Juan José Esparragoza Moreno “El Azul”, y se ganó la enemistad de Isidro Meza Flores. Su secuestro y asesinato se mantienen aún sin esclarecer.

Exiliada a la fecha en EU, a la cantante michoacana Melissa Plancarte no es difícil atribuirle una relación con células del narcotráfico, pues es hija de Enrique Plancarte Solís “El Kike Plancarte”, exjefe de Los Caballeros Templarios en Apatzingán, abatido en Colon, Querétaro, en marzo del 2014.

Gerardo Ortiz, cantante que se ha distinguido por la autoría de corridos que exaltan las virtudes de narcotraficantes como Rafael Caro Quintero, “El Chapo” Guzmán, Alfredo Beltrán Leyva y de los hijos de Joaquín Guzmán Loera, también fue señalado desde la Fiscalía estatal de Jalisco por el uso de recursos de procedencia ilícita, luego de haber utilizado una finca con antecedentes criminales para la filmación de un video, pero no se le ha podido demostrar nada.   

A la lista de artistas con presuntos nexos con el crimen organizado, se suman los ejecutados por comandos armados, como la cantante grupera Zayda Peña Arjona, Carlos Ocaranza Elizalde “El Loco”, José Antonio Sepúlveda Armenta “El Koquillo de Sinaloa”, e Iván Canastillo.

Entre los artistas investigados por nexos con el crimen organizado resalta el grupo Ramón Ayala y sus Bravos del Norte, detenido por elementos federales en una finca de Cuernavaca, Morelos, junto con los integrantes del grupo Torrente Musical, cuando amenizaban una fiesta para integrantes del cártel de Los Hermanos Beltrán Leyva, en diciembre del 2014, en donde se encontraba Edgar Valdez Villarreal, “La Barbie”.

Las reinas del narco

 
 

Video Destacado

El comunicado trilateral que emitieron los socios del TLCAN tras la conclusión de la primera ronda de negociaciones deja ver dos paradojas. La primera, la evidente brecha entre velocidad y sustancia. La segunda, el aparente comportamiento diplomático que contrasta con la aparición de filtraciones en una etapa temprana.