#2013

Los rostros del 2013

Los retos que enfrentarán los mexicanos en este año cabalístico marcarán seguramente el futuro del país. Un sexenio ha iniciado y la esperanza de un cambio está basada en personas que pueden hacer la diferencia. Conoce a estos 13 personajes

5
comentarios

El 13 suele ser visto como el número de la mala suerte lo mismo que de buena suerte. Depende del enfoque.

La superstición viene de que el 13 es lo mismo matemático, que astrológico, cabalístico, mágico, mítico o esotérico.

Trece son las fases lunares en un año, 13 semanas dura cada estación. Trece son los asistentes a la Última Cena y 13 los miembros necesarios para un aquelarre o cónclave de brujos. 

Para los hispanos, en martes 13 “ni te cases ni te embarques”. Para los de habla inglesa, el viernes 13 es de mala suerte. De hecho la llegada del Anticristo se lee en el capítulo 13 del libro del Apocalipsis.

Pero el 13 también es un número de buena suerte, sobre todo en las sociedades orientales. Es el número de la renovación y de la trascendencia. De la nueva vida.

Para los egipcios, por ejemplo, la muerte solía ser la décimo tercera etapa dentro del ciclo de vida. Para ellos el 13 era símbolo de una nueva existencia, el camino hacia los dioses.

En la numerología pitagórica, el 13 es el número de la evolución y el crecimiento. Un número que abre las puertas del conocimiento.

Para el mundo esotérico, el 13 simboliza el número de los maestros, el último velo que los grandes descorren cuando se alcanzó la iluminación perfecta.

Por eso al recibir el 2013, después de que las predicciones mayas del fin del mundo se debatieran en el 2012, vuelve a ponerse sobre la mesa la magia y la superstición. 

¿Será el décimo tercer año del siglo XXI de mala o de buena suerte para México?, ¿Lo será para el mundo?

A decir de los politólogos y analistas económicos que suelen anticipar lo que viene, nuestro país vive condiciones inmejorables –en medio de la severa crisis mundial- para alcanzar un nuevo despertar.

Dependerá, por supuesto, de que aquellos que tienen en sus manos las responsabilidades de trazar con su liderazgo los nuevos caminos lo hagan con talento, con inteligencia, con astucia.

Por eso Reporte Indigo te presenta en este su primer ejemplar del 2013 a los 13 personajes que en cada una de las distintas instancias –políticas, económicas, sociales, tecnológicas y deportivas- podrían marcar el rumbo de México y del mundo.

Son hombres y mujeres bajo cuyos hombros recaerá la elección de nuevos caminos, la modificación o la eternización de viejos patrones. La posibilidad de un cambio real o la negación a una nueva realidad. Conócelos.

— Luis Videgaray: El poder tras el trono

El recién nombrado secretario de Hacienda es quizá uno de los personajes más poderosos y menos conocido para los mexicanos, en general.

Ligado a Pedro Aspe y a Carlos Salinas de Gortari, Videgaray tiene ahora una responsabilidad en la que sólo él será responsable de sus actos.

Tiene a su cargo uno de los presupuestos públicos más grandes del mundo y deberá de ser cauteloso en como vigila el gasto del gobierno. En qué y para qué se gasta.

Además la relación con las entidades federativas vuelve a fortalecerse, ya no podrán endeudarse libremente como lo venían realizando.

Debido a la Ley de Responsabilidad Hacendaria y Deuda de los Estados ahora los pasivos que contraigan deberán de ser supervisados y aprobados por la secretaría a su cargo.

La deuda de los gobiernos locales se calcula que alcanza unos 405 mil millones de pesos, un 41 por ciento de las participaciones federales a estados y municipios.

Videgaray viene de una tradición de economistas de formación liberal y durante su paso por Protego, de su maestro Pedro Aspe, se encargaba de bursatilizar y renegociar deudas estatales. Ese era el servicio que le ofrecían a los gobernadores.

De esa manera llegó al Estado de México donde después llegaría a ser secretario de Finanzas con Arturo Montiel y el actual presidente Peña Nieto.

El padrinazgo de Salinas y Aspe cuenta pero mientras los aciertos serán compartidos los errores serán solo de él.

Siempre se ha sabido que el presidente es la luz pero los fusibles son los secretarios, y son ellos los que se funden y deben ser cambiados.

Videgaray recibió un país en calma financiera y deberá mantenerla pero también deberá ser consciente de la necesidad de negociar con el Banco de México para lograr el crecimiento que el país necesita.

El rezago en nivel de vida que tiene el país se explica por la pobre expansión del PIB y la injusta distribución del ingreso, cuestiones que tienen que ver directamente con la responsabilidad de la secretaría de Hacienda.

— Elba Esther Gordillo y Emilio Chuayfett: Lucha de titanes

No será un año sencillo para dos personajes que se enfrascarán en los estirones de la Refoma Educativa, ya aprobada.

Emilio Chuayffet, político de prosapia de la vieja guardia, y la sempiterna lidereza del sindicato de maestros, SNTE, Elba Esther Gordillo.

Será un año clave para saber de qué cuero salen más correas. Si se aplica la ley tal y como la aprobó el Congreso o comenzarán los parches y los enfrentamientos.

Una guerra de titanes podría darse para la aplicación de la Reforma, sobre todo en lo que toca a la evaluación de los maestros.

Y son dos los personajes que llevarán los principales papeles en la puesta en escena que inicia.

Chuayffet, cuya trayectoria en el Estado de México no se explica sin el padrinazgo de Carlos Hank González. 

Hombre cercano a Salinas y Zedillo, hoy de las confianzas del presidente Enrique Peña Nieto.

Por el otro lado, Gordillo quien por enésima vez se reeligió por otros seis años, ahora como presidenta del Consejo General Sindical.

Lo cierto es que el hueso no lo deja desde hace más de dos décadas.

Bajo el amparo de los mentores, ha sido pieza clave en el estira y afloje de la vendimia electoral de por lo menos los últimos cuatro sexenios.

comments powered by Disqus

Videos

La revolución de la Iglesia
Una injusticia por vender juguete
Purga policial desconcierta a Jalisco
De procurador a testigo
comments powered by Disqus