#Puntossobrelasíes

Lo bien hecho

No sé si el veredicto de los tribunales dictaminará si Elba Esther es culpable o inocente. Pero sé que el veredicto de la sociedad es que fue una operación muy bien hecha.

2
comentarios

¿Usted se imagina cuántos miles de millones de pesos gastó Elba Esther no para luchar por la igualdad social de los maestros, no para luchar por que México fuera mejor, sino para tener un peso en Gobernación, en la Procuraduría, en la Presidencia, es decir, en todos los sitios?

Pues bien, todo ese dinero repartido a manos llenas, o a puño cerrado, no le ha servido de nada a la Maestra.

De golpe, como si fuera el batallón antigánster de Los Ángeles o el FBI, no hubo una sola filtración: el gobierno llegó y la agarró.

La declaración del presidente es impecable: llegar hasta las últimas consecuencias respetando además los derechos de los inculpados. ¿Se imagina vivir en un país donde el presidente ejerce como presidente? 

Quizá todo es un montaje, pero agradezco que, esta vez, no hayan ofendido mi inteligencia.

¿Se imagina lo que es para un país como México, que ha aportado a la historia fiascos tan notables como el de Florence Cassez, que se haya detenido a una líder sindical y social, merecedora del odio colectivo, pero parte innegable del paisaje nacional, sin que se haya filtrado ni una sola imagen denigrante? Que se haya evitado la tentación de convertir en la madre de todos a la bruja más odiada

No sé si el veredicto de los tribunales dictaminará si es culpable o inocente. Pero sé que el veredicto de la sociedad es que fue una operación muy bien hecha.

No filtración, no escarnio, no quemar al presidente y presentar pruebas suficientes como para encerrar a alguien. ¿Será que, de golpe, hubo un milagro y a México le toca ser un país serio en el siglo 21?

Cierto es que la imagen de Elba Esther rindiendo testimonio detrás de unas rejas, en el país de los falsos culpables, no quiere decir nada.

Es escandaloso lo de las compras en los grandes almacenes, pero ahora que hemos sido serios en la detención, seámoslo en la explicación, en el procedimiento judicial, y en la condena, o en la absolución.

De momento, agradezco que no me hayan querido ver la cara, ofendido mi sensibilidad y hecho sentir vergüenza por formar parte de un país que se respeta tan poco a sí mismo.

Por primera vez, me siento orgulloso de una operación bien hecha sin prejuzgar el final.

P.D. Y mientras Elba Esther reflexiona profundamente en una prisión cualquiera de una celda cualquiera como si fuera una mexicana cualquiera, otro mexicano, famoso por filmar desde el otro lado, Genaro García Luna, prepara su defensa frente al caso Tres Marías y su explicación de por qué nos avergonzó a todos.

Más ideas de

Antonio Navalón

Ahora que parece que todo se esfuma, es cuestionable y que la planeación para lograr el progreso mexicano es un gran...

Diciembre es un mes que va a significar para nosotros los pobres mexicanos lo que para los romanos fueron los idus...

Como sucedía en los tiempos de Alejandro Magno y Julio César, la capacidad del poder expresada en habilidad militar...

Videos

El cementerio del Ajusco
Ya son amigos gracias a Dios
El ombudsman que repudia la protesta
A la conquista del Polo Norte