#Corrupción

El manto protector de Duarte

En Chihuahua ocurre lo impensable: el órgano responsable de detectar los actos de corrupción está siendo investigado por la Fiscalía estatal por proteger al exgobernador César Duarte y a los exfuncionarios de la pasada administración

0
comentarios
“Hemos reconstituido expedientes. Hemos tenido que recuperar muchas de las pruebas que se las llevaron, que las ocultaron. Pero siempre hay alguien que guarda una copia, y así es como se ha podido llegar a la secuencia de oficios para hacer una mejor integración de los expedientes”
Javier Corral
Gobernador de Chihuahua
Otras acusaciones que se sumaron fueron por el manejo irregular de recursos de la ASE y por el pago a aviadores que cobraban sueldos de hasta 50 mil pesos mensuales
“La red de impunidad (…) es parte de todo el entramado. (...)Prácticamente dio un golpe de estado y puso a magistrados y a jueces- a modo”
Jaime García Chávez
Fundador y dirigente de la organización Unión Ciudadana
Para el activista Jaime García Chávez, el exgobernador sigue presente en Chihuahua pues su presencia todavía mueve algunos hilos de la política estatal que impiden que la justicia lo alcance con facilidad
Millones de pesos deuda adquirida en el periodo de transición de Chihuahua y que se utilizó para pagar a proveedores
El dirigente de Unión Ciudadana sostiene que el exgobernador preparó el terreno para la impunidad durante los meses de la transición, entre el triunfo electoral de Javier Corral y su toma de protesta como gobernador
Jaime García Chávez denunció que Duarte y su esposa, Bertha Olga Gómez Fong, crearon el Fideicomiso 744743, de Administración e Inversión, con una aportación de 65 millones de pesos
6,000
Millones de pesos deuda adquirida en el periodo de transición de Chihuahua y que se utilizó para pagar a proveedores

Dicen que en Chihuahua ronda el fantasma de alguien que creyeron que ya se había ido, pero sigue tan presente en la entidad como el primer día: el del exgobernador César Duarte Jáquez.

La exigencia ciudadana en Chihuahua no cesa: quieren castigo para el exmandatario y todos los funcionarios de su administración que hayan cometido actos de corrupción.

Sin embargo, los días pasan y las acciones no llegan. El retraso le ha costado a Javier Corral que, incluso, algunos liderazgos ciudadanos que lo acompañaron en su campaña ahora lo hayan abandonado.

Javier Corral, el nuevo gobernador de la entidad, ha dicho que aunque van despacio, avanzan a paso seguro. Quieren armar bien los expedientes para no dejar espacio a la impunidad.

Y es que en el gobierno de Chihuahua tienen indicios de que César Duarte procuró tejer un manto protector que dejara muchos cabos sueltos.

Uno de ellos estaría en la Auditoría Superior del Estado de Chihuahua, que ahora es investigada por la Fiscalía de la entidad; incluso, en febrero se aseguró equipo y archivos que contenían información de las auditorías realizadas a la administración de Duarte, antes de que se deshicieran de ellos.

Los involucrados en las investigaciones aseguran que antes de la entrada de Corral al Gobierno estatal, ocurrió la destrucción de archivos comprometedores y se pagaron deudas a proveedores favorecidos por el anterior régimen.

El movimiento se hizo en los días de la transición. Entre la victoria del panista Javier Corral en las urnas y su toma de posesión como gobernador, César Duarte procuró dejar la mayor cantidad de cabos sueltos y de pruebas en su contra.

Conforme las autoridades actuales se acercan al fincamiento de acusaciones judiciales, César Duarte ha buscado protegerse cada vez más.

A mediados de enero, Duarte Jáquez se amparó contra la reactivación del juicio por peculado y enriquecimiento ilícito que se le inició con la denuncia por los supuestos depósitos que realizó al Banco Unión Progreso.

El 24 de febrero, Duarte se amparó ante la Procuraduría General de la República (PGR) para que le informara de todos los procedimientos iniciados en su contra.  El exgobernador busca evitar, a toda costa, ser tocado por la justicia.

‘Blanqueo’ de auditorías

Uno de los frentes que César Duarte procuró dejar cubierto fue el de las auditorías hechas durante su administración.

Esto, sin embargo, fue descubierto por Jorge Carlos Soto Prieto, diputado del PAN en el Congreso de Chihuahua, preside la Comisión de Fiscalización.

Durante meses, él y su equipo trabajaron en la investigación de cómo la Auditoría Superior del Estado de Chihuahua (ASE) encubrió al gobernador y a varios funcionarios para que no se notaran los quebrantos hechos desde el poder.

En diciembre pasado, Soto Prieto presentó una denuncia administrativa ante el Congreso estatal contra Jesús Esparza Flores, entonces titular de la ASE. Días después, presentó también una denuncia penal.

En esta denuncia penal se acusa que Esparza Flores habría ayudado a “blanquear” las auditorías, ocultando u omitiendo información que pudiera servir para acusar a varios funcionarios del mal manejo de los recursos públicos.

La investigación de Soto Prieto se basó en testimonios y documentos hechos por empleados técnicos de la Auditoría, que revelaron el modus operandi que tenía la ASE a la hora de realizar la Cuenta Pública Estatal.

“Nosotros tenemos testimonios de agentes certificados, de auditores de campo, que estuvieron en diferentes entes públicos, son los que hacían la chamba. En sus observaciones originales –ellos guardaron los respaldos de los trabajos originales- y al contrastarlos con los informes que el auditor mandaba al Congreso, algunos estaban manipulados. Una observación grave, el auditor la convertía en no grave y otras de plano las borró, totalmente las quitó.

“Esto está demostrado no solamente con los testimonios, sino con las observaciones iniciales que se mandaban a los entes, digamos a municipios, y ellos respondían la propia observación y sin ninguna atribución, la observación que no era conveniente para el gobierno, la borraban (…) Fue algo generalizado, en organismos descentralizados, en todas las dependencias del Estado, unas más que otras pero generalizado, y en muchos municipios”, afirmó Soto Prieto en entrevista.

Más denuncias penales

Jesús Esparza Flores, extitular de la ASE fue denunciado administrativamente por haber ayudado a ‘blanquear’ las auditorías, ocultando u omitiendo información que pudiera servir para acusar a varios funcionarios del mal manejo de los recursos públicos

A estas acusaciones, se sumaron otras dos denuncias penales: una por el manejo irregular de recursos de la ASE –el auditor y otros funcionarios presuntamente regresaron sus autos a las concesionarias y luego fueron readquiridos con recursos de la Auditoría-; y otra, por el pago a aviadores, personas cercanas al auditor que cobraban sueldos de hasta 50 mil pesos mensuales sin jamás presentarse a trabajar en la ASE.

La presunta modificación de estos informes para ocultar el desvío de recursos o la falta del dinero público ocurrió al menos durante los últimos cinco años, todos en la administración de César Duarte.

Por ejemplo, uno de los casos que Soto Prieto asentó en su denuncia penal fue el que detectó en Ciudad Juárez, donde en el 2015 los auditores de campo detectaron que se habían construido 13 obras menos de las planeadas en el Plan de Movilidad Urbana de esa ciudad; sin embargo, se había gastado todo el recurso establecido, de más de 2 mil 200 millones de pesos.

Esa irregularidad fue notificada por los auditores técnicos a la ASE, pero jamás apareció en el informe final que Esparza Flores presentó al Congreso estatal.

 
 

Video Destacado

La posición que Estados Unidos tomará en la renegociación es incierta, pero México tiene el beneficio de la duda: los intereses de las empresas estadounidenses, que tradicionalmente han influido en el diseño de la política económica, están alineados con los del gobierno mexicano