#GustavoCerati

Cerati. El encuentro con su música y su último concierto en el Auditorio

El músico rindió un homenaje a Mercedes Sosa, fallecida dos meses antes de su último concierto en el Auditorio Nacional. Un recorrido por canciones como solista y de Soda Stereo, sellaron la noche, la última de Cerati en la Ciudad de México. Hoy habría cumplido 58 años el astro del rock latino. 

0
comentarios

Al salir, una vibra extraña se percibía. Nadie podía interpretar de qué se trataba. Mi primer conjetura después de ver ese concierto, sin saber que sería la última vez que vería a Cerati, fue que ojalá pudiese regalarnos un disco más, pero que en realidad ya todo lo había hecho: discos increíbles con Soda o recorrer los ritmos de los andes, electrónico, rock, pop, música clásica y samba, como solista.

 

La mala noticia

Era una tarde de mayo de 2010, estaba en mi auto, esperando a mi novia para salir. De pronto, en la radio la locutora informó que Gustavo Cerati se había desvanecido después de dar un concierto en Caracas, que todo apuntaba a que había sufrido un derrame cerebral.

La noticia fue impactante, . Pensé que sería fuerte, que podría salir de esa mala pasada. Mi novia abrió la puerta, y le dije lo que acababan de decir. “Se nos van los buenos”, dijo, como un sentencia de muerte que cobró factura cuatro años después.

El día de su muerte, amigos nos llamamos por teléfono para dar el pésame como si Cerati fuese nuestro amigo, reconocimos que fue la influencia de miles de bandas de rock que se atrevieron a empezar a tocar, por el más trillado de sus covers “De música ligera”, por facilidad o por memoria colectiva, pero será un gran referente de la música latina e incluso interncional.

Que si se le extraña...no lo sé. Su legado musical es tan vasto y variado, pienso que nos lo dejó todo. ¡Feliz cumpleaños 58, Gustavo Cerati!

 
 

Video Destacado

El comunicado trilateral que emitieron los socios del TLCAN tras la conclusión de la primera ronda de negociaciones deja ver dos paradojas. La primera, la evidente brecha entre velocidad y sustancia. La segunda, el aparente comportamiento diplomático que contrasta con la aparición de filtraciones en una etapa temprana.