#EPN

Atacar el hambre por decreto

En uno de los países con mayor pobreza, cuna del hombre más rico del mundo, anunciar un programa contra el hambre no puede ser mala noticia

5
comentarios
Para arrancar la cruzada contra el hambre, EPN escogió al simbólico pueblo Las Margaritas, en la selva chiapaneca, donde en 1994 Marcos estableció su cuartel

“Hay que decirlo con todas sus letras, el hambre es para muchos una verdad ignorada  (…) pero hay que reconocer que en México, en pleno siglo 21, ésta tiene entre su población a millones de mexicanos”, fue quizá la frase más acertada del discurso que acompañó ayer la firma del decreto para la creación del Sistema Nacional contra el Hambre.

Para arrancar una de las iniciativas de su gobierno de mayor contenido social, Enrique Peña Nieto llegó ayer al municipio Las Margaritas en el sureste chiapaneco, y reconoció que uno de cada cuatro mexicanos enfrenta algún grado de carencia alimentaria.

Y que estas lastimosas estadísticas son, por decir poco, “injustas e inaceptables”.  

Rostros expectantes de hombres tsotsiles con sombreros vistiendo su tradicional chuk, de mujeres con sus largas faldas de lana negra y blusa colorida, dibujaron el espacio amenizado con música tradicional chiapaneca, que reunió a  15  mil personas.

Estuvo acompañado de su esposa, Angélica Rivera, junto con todos los integrantes de su gabinete legal ampliado, gobernadores del país, el jefe de gobierno del DF, líderes del Congreso, diputados y senadores.

Fue en el mítico municipio de Las Margaritas, donde en 1994 el subcomandante Marcos decidió establecer su cuartel de guerrilla en el corazón de la selva chiapaneca, donde EPN arrancó su Cruzada Nacional Contra el Hambre.

El municipio conocido por su rezago social y altos niveles de pobreza, así como por la lucha y resistencia de sus pueblos indígenas, fue sede del lanzamiento de un programa nacional dirigido a los 400 municipios y comunidades con mayor marginación en todo el país. 

Horas antes del arribo del mandatario, el subcomandante Marcos había emitido un comunicado con un poema de su autoría, “Los Poderosos”, donde hace una férrea crítica al poder.

“Nosotros somos los que mandamos. Somos más poderosos, aunque seamos menos. No nos importa lo que digas-escuches-pienses-hagas, siempre y cuando estés mudo, sordo, inmóvil.”

Otra voz dijo otra cosa del lado oficial.

“Aquí en Chiapas se le quiere mucho, su casa, señor presidente”, dijo Manuel Velasco Coello, gobernador  en el mensaje inaugural del evento.

“El hambre no puede esperar, es un imperativo moral atender esta urgencia con visión humanista, comprometida y solidaria”, agregó el joven gobernador del PVEM.

Desde el bastión zapatista, Velasco enlistó lastimosas estadísticas que describen la situación de pobreza de la entidad: el 30 por ciento de la población no puede pagar la canasta básica; más de un millón y medio de chiapanecos está en pobreza alimentaria. 

Por su parte, la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, aseguró que la Cruzada contra el hambre no se trata de un paquete de programas asistencialistas, ni una mera entrega de despensas, sino de “una estrategia integral que aspira a cambios estructurales” .

Y añadió que el programa beneficiará a 7.4 millones de mexicanos, que representan el 63 por ciento del total de la población meta que vive en condiciones de carencia alimentaria. 

Son los que llamó Robles “los más pobres de entre los pobres”.

La secretaria explicó los cinco objetivos primordiales, de esta gran cruzada: cero hambre  y carencia de alimentos, eliminación de la desnutrición, agua infantil, aumento de producción y de ingreso de pequeños productores e impulso a participación comunitaria para la erradicación del hambre. 

Y agregó que se trata de la acción “imperiosa del gobierno y de la solidaridad de toda la sociedad mexicana”. 

La cruzada implicará la creación del Sistema Nacional contra el Hambre, la conjunción de más de 70 programas federales, la creación de un Consejo Nacional de la Cruzada contra el Hambre, creación de bancos de alimentos, el incremento de la producción agrícola, entre otras. 

Al tomar la palabra el presidente Peña Nieto consideró “injusto e inaceptable” que mientras que Chiapas genera el 50 por ciento de la energía hidroeléctrica, al mismo tiempo tres de cada cuatro de sus habitantes vivan en la pobreza extrema. 

“Por eso fue que una de mis primeras decisiones presidenciables fue instruir la puesta en marcha de la cruzada nacional contra el hambre, para sumar esfuerzos a favor de quienes viven en esta condición”, dijo el mandatario. 

Además explicó la serie de acciones que se llevarán a cabo en los próximos meses: lograr una amplia convocatoria social, organizar bancos de alimentos y donaciones; establecer  un fondo de trabajo solidario para todo aquel que quiera destinar su tiempo a la causa. 

Y por último, el plan busca trabajar con especialistas en alimentación, nutrición y pobreza para alinearse al programa hambre cero convocado por  las Naciones Unidas.

comments powered by Disqus

Videos

¡Cambia tu 'password'!
La Macroplaza del futuro
El 'taxman' defraudador
Nadie vio nada
comments powered by Disqus