#Guadalajara

Se desbarranca el proyecto

La pasada administración priista de Guadalajara cerró el fideicomiso de Voltea a la Barranca, el cual fue cuestionado por los regidores del partido que hoy gobierna a la capital. Esa decisión se tomó a unos días de que terminara la anterior gestión, sin notificar a la institución fiduciaria ni explicar el destino de los millones de pesos que no fueron gastados

0
comentarios
“Nuestra opinión es que al no haberse declarado Área Natural Protegida aún, el objeto del fideicomiso no ha sido cumplido. Nos parece un poco apresurada la extinción del fideicomiso (…)”
Anna Bárbara Casillas García
Síndico municipal de Guadalajara
Voltea a la Barranca fue uno de los proyectos emblema de la pasada administración del priista Ramiro Hernández
22
proyectos contempló el plan maestro del proyecto Voltea a la Barranca
10
de esos proyectos fueron catalogados como prioritarios

El pasado 29 de octubre, Enrique Alfaro Ramírez, presidente municipal de Guadalajara, anunció que se crearía una Comisión de Proyectos Estratégicos que, entre otros proyectos añejos de la capital tapatía pero que habían pasado desapercibidos en la pasada administración, impulsaría el proyecto Voltea a la Barranca.

Sin embargo, se encontró con la sorpresa de que el fideicomiso de dicho proyecto había sido extinguido a unos días de asumir el cargo que hoy ostenta.

Voltea a la Barranca, uno de los proyectos emblema de la pasada administración del priista Ramiro Hernández, fue ideado para cambiarle el rostro a uno de los sectores urbanos más olvidados de la ciudad. Su plan maestro contemplaba una cartera de 22 proyectos y 10 prioritarios, con temas de protección medioambiental, desarrollo social, espacios públicos e infraestructura urbana.

En marzo de 2013, a cinco meses de iniciada la administración pasada, fue aprobada la creación del Fideicomiso Público Revocable de Administración e Inversión Voltea a la Barranca con una aportación inicial de 15 millones de pesos que le asignaba el municipio. Su objetivo primordial fue la elaboración de un plan maestro de gestión y proyectos ejecutivos derivados del mismo para que la barranca de Oblatos fuera declarada como Área Natural Protegida.

Y aunque en enero de este año José Levy, titular del fideicomiso, anunció que la gestión de recursos entre Ayuntamiento, Estado y Federación, así como la declaratoria de Área Natural Protegida, eran prioridades del fideicomiso, el pasado 25 de septiembre el ayuntamiento de Guadalajara decretó la extinción de dicha entidad paramunicipal.

Además, este fideicomiso ya había sido blanco de críticas por parte la oposición que ahora gobierna la ciudad. El 8 de septiembre, la fracción edilicia de Movimiento Ciudadano por medio de un comunicado expresó:

“El Fideicomiso se caracterizó por incurrir en una serie de ilegalidades, principalmente la creación de un subcomité que tomó atribuciones del comité técnico que ante la ley sólo competen al propio comité, es decir realizó acciones como la asignación de contratos a nombre del Fideicomiso, lo que significa una auténtica violación al estado de derecho”.

Irregularidades en la extinción

Publicado el 25 de septiembre —a unos días de que iniciara la administración de Enrique Alfaro—, el decreto D 113/16QUINQUIES/15 daba cuenta de la extinción del fideicomiso, la reintegración de los recursos con los que se contaba y  la notificación de las autoridades correspondientes como la institución bancaria encargada del fideicomiso.

Así mismo la exposición de motivos presentada un día antes ante Cabildo daba cuenta de que “el Comité Técnico del Fideicomiso consideró que vistos los resultados obtenidos y culminado el objeto para el cual fue creado, resultaba oportuno informar dicha situación al Pleno del Ayuntamiento de Guadalajara, con la finalidad de poner a consideración” que se procediera con la extinción del ente municipal.

Para Anna Bárbara Casillas García, síndico municipal de Guadalajara, la decisión fue apresurada toda vez que el objetivo primordial por el cual se decretó el fideicomiso todavía no ha sido cumplido.

“Nuestra opinión es que al no haberse declarado Área Natural Protegida aún, el objeto del fideicomiso no ha sido cumplido. Nos parece un poco apresurada la extinción del fideicomiso (…) Ellos argumentan que en cierta forma se ha cumplido el objeto porque ya se tienen los estudios, sin embargo es muy clara la creación del fideicomiso donde dice que el objetivo es declarar la barranca como Área Natural Protegida”, señaló en entrevista con Reporte Indigo.

Los únicos proyectos que tuvo el fideicomiso y de los cuales obtuvo copia Reporte Indigo vía transparencia son 8, entre los que se cuentan estudios de diagnostico, el plan maestro y la realización de proyectos ejecutivos que en total tuvieron un cargo de 9 millones 643 mil 982 pesos.

Aunque el Informe de resultados de la revisión administrativa-financiera sobre procedimientos convenidos al que fue sometido el fideicomiso, y cuya copia tiene este medio, sólo señala que como aportaciones el fideicomiso recibió 10 millones 595 mil pesos, de los cuales se gastaron 10 millones 386 mil 163, por lo que Bansi S.A., institución fiduciaria, sólo da cuenta de 5 mil 386 pesos en el resumen patrimonial del fideicomiso.

De esta forma el informe da cuenta de que existe una diferencia abismal entre las aportaciones del municipio y la autorización de 15 millones de pesos, pues se desconocería el destino de 5 millones de pesos que según la síndico municipal fueron asignados por el ayuntamiento.

Cuentas poco claras

Según los subsidios autorizados por el ayuntamiento de Guadalajara en su presupuesto de egresos 2013 se le dieron 15 millones al Proyecto Barranca Huentitán. Desde 2013 a 2015 el mismo proyecto ha recibido un total de 33 millones 200 mil pesos bajo el mismo concepto.

De igual forma las aportaciones al Fideicomiso Voltea a la Barranca, según la información anual de cheques a proveedores, señala que desde el 25 de mayo de 2013 al 9 de septiembre pasado fueron entregados un total de 9 millones 695 mil pesos. Por lo que las cuentas no se aclaran.

Dicho monto no aclarado es el que hoy mantiene a la sindicatura municipal en una investigación que lleva tres semanas en proceso. De acuerdo con Bárbara Casillas es justamente ese monto el que se está tratando de aclarar con la institución bancaria pero no ha sido un proceso sencillo.

La comunicación con Bansi S.A. ha sido pobre para la nueva administración y las gestiones para investigar el proceso de extinción de Voltea a la Barranca han sido difíciles a tal punto de que la administración de Ramiro Hernández no notificó a la institución sobre la extinción del fideicomiso.

 
 

Video Destacado

El mecanismo de resolución de controversias podría convertirse en la mayor disputa entre México y Estados Unidos en la renegociación del acuerdo comercial, abriendo la puerta a que la administración de Donald Trump presente su faceta más agresiva y proteccionista