#Libros

Felipe, el personaje con el que más se identifica Quino

Su timidez con las féminas y las dificultades con la vida escolar fueron un retrato fiel a los años infantiles de Quino. 

0
comentarios

El creador de la pandilla argentina más tierna, audaz y crítica cumple hoy 85 años. Joaquín, Joaquinito o Quino Lavado, se convirtió en uno de los historietistas latinos más reconocidos luego de que el mundo escuchara lo que una pequeña de pelo esponjado llamada Mafalda tenía para decir.

Quino creó a su famoso personaje en 1964 como parte de una campaña publicitaria para Mansfield, una empresa de electrodomésticos, que nunca se publicó. Sin embargo, la historieta protagonizada por Mafalda se publicaría en el diario El Mundo y en Siete Días Ilustrados con regularidad y ganaría seguidores en varias partes del planeta. 

Mafalda, Felipe, Manolito, Susanita, Miguelito, Guille y Libertad, además de los padres de la protagonista, en tan sólo cuatro o cinco cuadros se encargarían de sintetizar y plasmar las inquietudes de cualquier país latino que se enfrentaba a la modernidad, la guerra o posguerra y las ideas libertarias. Los Beatles, la guerra fría, la sobrepoblación, los Kennedy, el Ché y otros temas relevantes eran tocados como de pasadita por las pequeñas manos de estos personajes que los retrataban con la inocencia y sinceridad de cualquier niño.

Recomendado: Mafalda cumple 52 años de cuestionar al mundo con ironía y sarcasmo

En la introducción de Toda Mafalda, ese libro enorme, gordo y amarillo que recopila las historietas, Daniel Samper Pizano dedica unas palabras a Quino desde su postura de amigo y admirador. En ésta escribe: “Quino es la encarnación de Felipe: tímido, amable, introvertido, parece que anduviese de puntillas por la vida para no molestar a los demás”. Además de recordar que Felipe era el personaje con el que Quino había reconocido especial identificación.

El pequeño rubio de dientes salidos, bien intencionado, fan del Llanero Solitario, encarnó algunos de los recuerdos de la infancia de Quino. Su afición por las historietas y la limpieza eran sólo algunos de los atributos que Felipe retomó del joven Quino. Su timidez con las féminas y sus dificultades con la vida escolar también fueron un retrato fiel a sus años de niño. 

Samper cuenta que en sus inicios a Quino le costaba tanto la gramática y la ortografía, que compró un curso de redacción para no errar en sus pequeños pero importantes globos de diálogo. Según el periodista colombiano, en todas las tiras de Mafalda apenas se le escaparon dos errores ortográficos.

Recomendado: Quino, el nuevo Príncipe de Asturias

La travesía de Mafalda iniciaría en marzo de 1965 en la revista Primera Plana, y duraría diez años, periódo de tiempo que el mismo autor dijo ser una sorpresa. En 1973 Mafalda dejó de publicarse, por decisión de Quino aunque en ocasiones especiales ha publicado excepciones para apoyar causas humanitarias. 

El humano que Samper dibuja con su relato: un hombre tímido que cuida su dieta por salud, amante del vino, que viste corbata, habla quedito y es cariñoso con los suyos, ha ganado numerosos y prestigiosos galardones como el Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, y la Medalla de la Orden y las letras en Francias.

Cuando en una entrevista le preguntaron acerca de qué diría Mafalda sobre el mundo actual, Quino dijo: “que es un desastre y una vergüenza”. En la actualidad las tiras de Mafalda siguen resultando tan vigentes como en el día en que se publicaron o quizá más.

 

 
 

Video Destacado

La polarización entre los estadounidenses respecto al tema inmigrantes se agudiza, y más allá de eso, las políticas públicas de algunas ciudades y condados, muestran dos visiones de nación en los tiempos de Trump