#celuloide

Oh yeah Baby!

La película ‘Baby: el aprendiz del crimen’, que rompió la taquilla estadounidense y los estándares en el cine actual, llega a México para cerrar el verano con final de fotografía

0
comentarios

Debemos aclarar una cosa desde el principio. Por alguna razón la distribuidora Sony Pictures decidió que era una buena idea titular “Baby Driver” en español como “Baby: el aprendiz del crimen” y creo que esto es innecesario, el nombre original por sí solo es perfecto.

Para aquellos que van corriendo a YouTube a buscar el trailer y lo primero que aplauden es que sale una actriz mexicana (Eiza González), por favor dejen el orgullo nacional por un momento y enfóquense en que la cinta destaca por muchas otras cosas que por el talento de casa.

“Baby Driver” llegó en un año en el que el cine se encuentra estancado entre franquicias, sagas, secuelas y refritos, en un instante en que pocas cosas son propositivas y se atreven a hacer algo refrescante.

Eso es lo que ofrece el largometraje de Edgar Wright, quien le metió toda su creatividad al guión y lo potencializó a través de la música, además de otorgarnos a un personaje distinto y fuera del estándar hollywoodense.

Baby es un chico cuya obsesión es manejar, no es un bandido, no es un asaltante o un criminal a mano armada, algo que se equipara al personaje que interpretó Ryan Gosling en “Drive” (2011), quien decía a sus contratantes: “Yo no porto una pistola. Yo manejo”.

Una particularidad fabulosa que comparten ambos sujetos ficticios es que son anónimos, para el público solo son Driver y Baby, aunque de éste último sí conocemos sus motivos de personalidad, lo cual nos hace tener un vínculo más cercano con él.

Baby no es héroe, pero tampoco es villano, es un adolescente ordinario en una situación extraordinaria, es el moderno vaquero del western estadounidense. Él no se roba a la chica para irse cabalgando al final del horizonte cayendo el atardecer y lo más importante es que ésta no es una historia acorde a un “felices para siempre”.

Para quienes sigan dudosos de si sentarse a ver “Baby Driver” o no, piensen lo siguiente: los actores Jon Hamm, Jamie Foxx, Kevin Spacey –los últimos dos ganadores de Premios Oscar– están dentro del elenco, ¿ustedes creen que van a poner en juego su reputación en una película cualquiera?

Y los amantes de las películas notarán un montón de guiños al séptimo arte creado por Hollywood, basta mencionar que el director es un fanático de “Volver al futuro”, entre otras cintas estadounidenses.

“Lo que me entristece es que como que, bueno, el cine indie está creciendo y siempre hay cosas buenas que salen del cine internacional y hay premiaciones al cine cada año pero ¿dónde están las películas con sucesos originales?”, cuestiona el realizador sobre la razón por la que ya no se hacen películas con buenas ideas.

 
 

Video Destacado

Las reglas aprobadas por el INE, conocidas como ‘de cancha pareja’, son las más polémicas en la historia. El Trife tendrá que resolver antes del 8 de septiembre, que arranca el proceso electoral para el 2018, más de 300 impugnaciones presentadas en contra de estos lineamientos

Más ideas de

Hidalgo Neira

Cuando el doctor Tom Creo pierde a su esposa a causa del cáncer en la película “La fuente de la vida” (2006) , él se...

Luc Besson se tardó 20 años en volver a la ciencia ficción al estilo de “El quinto elemento”, pero la espera valió...

Con toda medida y proporción guardada, aunque no tenga el mismo ritmo, contenido filosófico, duración, entre otras...