#Venezuela

Maduro pide a Trump frenar las protestas opositoras

El mandatario aseguró que la oposición recibe órdenes del gobierno de Estados Unidos para concretar un supuesto plan de terrorismo criminal para llevar al país a una guerra

0
comentarios

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, responsabilizó a Estados Unidos de la violencia que vive su país y que en casi tres meses ha dejado 76 muertos, por lo que llamó a Donald Trump, a detener la violencia.

Maduro dijo que la oposición recibe órdenes del gobierno de Trump para concretar un supuesto “plan de terrorismo criminal” para llevar al país a una guerra y con ello justificar la intervención estadounidense.

“Detenga la locura de la derecha violenta venezolana y si algún día quiere hablar de paz, de relaciones de respeto, Nicolás Maduro, como presidente de la República Bolivariana de Venezuela, está listo para conversar con usted de paz”, expresó.

En un acto a favor de la Asamblea Constituyente que convocó para reformar la Carta Magna, Maduro afirmó que la oposición quiere instalar en el país el “terror y el miedo”.

Añadió que el líder legislativo y opositor Julio Borges, es el responsable de las bandas criminales que actúan en las protestas, las cuales son reprimidas por las fuerzas públicas y frecuentemente terminan en choques con la policía.

Aumentan protestas

Una de las principales ciudades de Venezuela amaneció ayer con más de medio centenar de comercios saqueados, oficinas públicas incendiadas y decenas de calles bloqueadas luego de violentos incidentes que dejaron un militar muerto y centenares de detenidos.

Los disturbios se registraron en Maracay, luego de una protesta nacional de la coalición opositora que incluyó el cierre de algunas vías.

Al menos 68 comercios fueron saqueados indicó a la prensa la gobernadora oficialista de Aragua, Caryl Bertho.

 
 

Video Destacado

El mecanismo de resolución de controversias podría convertirse en la mayor disputa entre México y Estados Unidos en la renegociación del acuerdo comercial, abriendo la puerta a que la administración de Donald Trump presente su faceta más agresiva y proteccionista