#Longboard

De las 
olas 
al asfalto

La idea era no bajarse de la tabla, por eso, jóvenes hipsters californianos amantes de la adrenalina adaptaron el surf al pavimento; también  en México se practica ‘longboard’, un movimiento skate cuya tabla desliza carreras que apenas comienzan

4
comentarios
"Me di cuenta que esto era más rápido y peligroso, pero pues ya me envicié y ahora no puedo bajarme”, dijo Abraham Esparza durante el Monterreal Longboard Fest 2012. Éste funciona como un escaparate del naciente deporte y un fin de semana que, por segundo año consecutivo, reunió figuras nacionales e internacionales para recorrer un trecho de carretera cerrada especialmente para los longboarders, además de los entusiastas de la fiesta al aire libre y deportes extremos"
Abraham Esparza
“el muchacho”, tiene siete meses que va y viene 
desde Monterrey a Monterreal, Coahuila, para practicar longboarding. Aunque tenía tiempo como skater, 
se lastimó los tobillos y decidió probar algo diferente.

Desde hace poco menos de una década, adeptos a nuevas formas de conseguir adrenalina y deportistas hipsters se suben a las tablas de más de un metro de largo para patinar en cualquier spot que encuentren disponible, bajar pendientes a más de 100 kilómetros por hora, y hacer sonar sus llantas, todo sin perderse una sola foto del proceso.

El mar 
de concreto

Unos 3 mil kilómetros de distancia separan al pequeño poblado mexicano de California, en Estados Unidos, donde la mayoría traza los orígenes del movimiento skate.

A principios del siglo 20, surfistas cansados de esperar “la ola”, evolucionaron con todo y sus tablas al concreto. De esta manera, una actividad nativa de Hawai, se convirtió en toda una subcultura del estado soleado estadounidense.

Décadas más tarde, la tabla retoma sus largas medidas, aproximándose a las de los surfers, para crear aún otra variante, la del longboarding. Y, como buena moda que comienza desde abajo hasta las masas, la tendencia se abrió paso desde Tijuana, Baja California, para llegar al resto de México en lo que va de este corto siglo.

Longboarders en México

“Un amigo una vez me prestó una tabla, de las grandes, las clásicas. Me subí, me caí, me gustó, y ya”, dijo Valeria Figueroa, longboarder defeña de 25 años. “No me gustó caerme pero me gustó toda la sensación”.

Valeria es de las pocas mujeres que practica el longboarding en el país. Pero, como la mayoría, apenas comienza pues es un deporte relativamente desconocido que lucha por establecerse desde las calles.

Ella y su grupo practica haciendo free rides atrás del Atlantis, un parque acuático abandonado en el DF, o en el cerro del Ajusco, pero admite que hay otros ‘spots’, como les llaman, que no conoce, pues el Distrito es grande y los colectivos algo dispersos.

Sin embargo, el consenso durante el Monterreal Longboard Fest 2012, es que en Guadalajara y Monterrey parece haber mayor aceptación. Hay más tiendas para conseguir equipo, comunidades oficiales y, sobre todo, amplios lugares para practicar.

Las carreteras de Matitlán y Ponzitlán, Jalisco, son las preferidas por los tapatíos, mientras que los regios prefieren usar los parques de Chipinque y Fundidora, o hacer el viaje de dos horas a Coahuila, para patinar. Los hay solitarios, y quienes viajan en grupo. El punto es no bajarse de la tabla.

Nuevos terrenos

Casi cuatro kilómetros de la carretera de Arteaga se clausuraron por varias horas para que deportistas de Costa Rica, Japón, Suecia, Canadá, Brasil, Estados Unidos, además de los nacionales de Monterrey, Guadalajara y DF, compitieran en las categorías junior, profesional y femenil.

Hace tres años el encuentro hubiera sido imposible. Como señaló Alain Carvajal, longboarder de Saltillo, la carretera como tal no existía pues no estaba pavimentada. Pero desde que el terreno cambió, él y otros aficionados comenzaron a utilizar con mayor frecuencia el improvisado spot.

A través de la comunidad en línea, Carvajal conoció a Iván Dimitrov, propietario de Cual Crisis, en San Pedro, tienda de todo lo relacionado a esta tabla. El coahuilense estaba familiarizado con la zona gracias a las cabañas de su familia, y junto con Dimitrov, comenzó a formar parte de una espontánea comunidad que aún hoy no llega a los 10 años en el país.

Pero con mexicanos como el jalicinense Daniel Caro abriéndose paso en el Maryhill Festival of Speed, de Portland, Oregon, y otas competencias internacionales, la carrera apenas comienza y este es un campo bastante abierto.

EQUIPO
- Guantes para deslizar
- Cascos
- Traje estilo surf o biker
- Rodilleras y coderas

TABLA TIENDAS

Cual Crisis
Plutarco Elías Calles 625, col. Tampiquito, San Pedro Garza García, NL.
http://cualcrisis.mx
www.facebook.com/CualCrisisLongboards
@cualcrisis

Black Flag
Av. de la Paz 1951, Int 4, Guadalajara, Jal.; y Juventino Rosas 2126 ote, col. Buenos Aires, Monterrey, NL.
www.blackflag.com.mx
www.facebook.com/blackflagmx

Long Hard Ride
Batallón de San Patricio 1000, loc. 1409 en Plaza Fiesta, San Pedro Garza García, NL.
www.longhardride.net
www.facebook.com/LongHardRideMEXICO
@LongHardRide

OTROS

Monterreal Longboard Festival
http://mlf.mx
www.facebook.com/MLongboardFest

Treee – comunidad en Guadalajara
http://treee.mx
www.facebook.com/Treee.longboarding
@ treee_longboard

Videos

Los pobres del petróleo
Caro Quintero sigue en el mapa
El cementerio del Ajusco
Ya son amigos gracias a Dios